Hablando de… MOUTON ROTHSCHILD

El dia de hoy hablaremos de una bodega francesa con una gran fama por el tipo de vinos que realizan y sobre todo por la grandeza de cada etiqueta que sobresalen por la historia que hay detrás de sus vinos.

Château Mouton Rothschild: el emblemático vino de Burdeos

Un vino legendario cuyas añadas se venden incluso antes de ser embotelladas.

A fuerza de empeño, talento y grandes dosis de tesón, la bodega Château Mouton Rothschild de Burdeos se ha labrado una merecida fama como una de las mejores del mundo.

La bodega está situada en la zona productora de Pauillac, en la región francesa de Médoc, al noroeste de Burdeos, lugar donde elaboran su legendario y famoso vino homónimo cuyas carísimas añadas son vendidas en muchas ocasiones antes de ser embotelladas. Su calidad hace honor a la reputación de Burdeos, donde se elaboran algunos de los mejores vinos del mundo, y ejemplo de la perfecta comunión entre el sabio trabajo del hombre y la ventaja de labrar unos terruños excepcionales que producen viñas ejemplares. La historia de Château Mouton Rothschild comenzó en 1853, cuando Nathaniel de Rothschild, miembro de la rama inglesa de una noble familia europea, adquirió una finca que ya en 1234 producía vinos.

Durante muchos años, a pesar de la calidad cada vez más reconocida de sus elaboraciones, la hacienda despertó poco interés entre sus diferentes propietarios, hasta el punto que la bodega sufrió de abandono durante un largo período. Pero, en 1922, el barón Philippe de Rothschild, de apenas 20 años de edad, tomó en sus manos el destino de una bodega a la que dedicaría toda su vida.

Philippe de Rothschild, legendario banquero, piloto de Grand Prix y artista, fue un visionario que inmediatamente percibió que el futuro de Château Mouton Rothschild estaba en el vino embotellado, algo no muy usual en aquellos momentos ya que la bebida se vendía entonces generalmente a granel.

A partir de 1934 comenzó a numerar las botellas y, desde 1945 hasta hoy, las etiquetas del vino Château Mouton Rothschild son diseños exclusivos de grandes artistas como Marc Chagall, Vassily Kandinsky, Pablo Picasso y Andy Warhol, entre otros. Estas pequeñas obras de arte en forma de etiquetas pueden ser vistas en el museo que hay instalado en la bodega.
Actualmente, Château Mouton Rothschild es sinónimo de excelentes vinos, entre los que se destaca su buque insignia: el mítico y valorado Château Mouton Rothschild, una creación que se elabora desde los años 30 del pasado siglo con uvas de viñedos Premier Cru de las variedades cabernet sauvignon, merlot y cabernet franc.

Se trata de un vino elegante, que muestra el arte del coupage, de color denso y opaco, casi negro, con un brillo muy atractivo y aromas refinados y complejos a frutas como las grosellas negras, las moras y las cerezas, con toques de café, cedro, especias, cuero y flores. En la boca revela suntuosos sabores a fruta madura con recuerdos a chocolate y vainilla Un vino de los que no existen por su perfección, acabado y redondez, una joya de la vitivinicultura que hay que probar si se ama el vino.

Château Mouton Rothschild es un referente internacional de calidad que ha traspasado las fronteras para convertirse en uno de los vinos franceses más apreciados y codiciados en el mundo.

LA HISTORIA DE LAS ETIQUETAS DE MOUTON ROTHSCHILD PINTADAS POR ARTISTAS FAMOSOS

Desde 1945, un elenco estelar de artistas se ha encargado del diseño de las etiquetas de Chateau Mouton Rothschild. Salvador Dalí, Pablo Picasso, Joan Miró, Andy Warhol, Francis Bacon y muchos más pintores famosos, un auténtico museo en botellas de vino.

Hasta 1924 el vino se vendía en barricas. Fue en este año cuando el Barón Philippe de Rothschild, propietario de la bodega de Burdeos, Château Mouton Rothschild, cambió la imagen de las botellas de vino cuando le encargó al famoso diseñador de posters Jean Carlu crear una etiqueta nueva para los vinos de esa añada. Quizá no fue consciente de que estaba cambiando la historia de los vinos para siempre.

Desde 1945, un elenco estelar de artistas se ha encargado del diseño de las etiquetas de Mouton Rothschild.

Años más tarde, precisamente en 1945, fecha de la Liberación de Francia, una “V de Victoria” fue usada en las etiquetas. Desde 1945, un elenco estelar de artistas se ha encargado del diseño de las etiquetas de Mouton Rothschild. Desde la muerte del Barón en 1988 es su hija quien se encarga de elegir el artista que va a diseñar la etiqueta de cada año.

De una circunstancia excepcional nació una tradición, y a partir de 1946, cada año, un artista contemporáneo es invitado a crear una obra original para ilustrar la etiqueta. Solo dos añadas han roto la regla hasta ahora: la de 1953, que celebra el centenario de la compra de Mouton por el barón Nathaniel de Rothschild, y la de 1977, que commemora la visita de la reina madre de Inglaterra al Medoc.

Para las primeras añadas, el Baron Philippe llamó a amigos personales, todos ellos pintores famosos, quienes le mostraron su apoyo. Entre ellos están Jean Cocteau, Leonor Fini, Jean Hugo, Marie Laurencin, Carzou … Esto se mantuvo así hasta 1955. Ese año, Georges Braque, seducido por la originalidad del proyecto, aceptó realizar un dibujo para la etiqueta de Mouton. Braque inició así un modelo a seguir para los mayores artistas de la época, constituyendo un apasionado recorrido a través de la pintura moderna y contemporánea: Masson, Villon, Mathieu, Matta, Alechinsky, Chagall, Soulages, Delvaux, Bacon, Balthus, Warhol, Lucian Freud, a los que se unieron grandes escultores como Lippold, Henry Moore, César et Arman. También fueron seleccionados artistas españoles; entre ellos, Picasso, Dali, Miró y Tapies. Respecto a la etiqueta de Picasso, fue su hija Paloma la que autorizó la reproducción de una de sus “Bacanales” para la etiqueta de 1973.

La relación entre los artistas y los propietarios de Mouton Rothschild se ha basado siempre en la amistad y la confianza. Pero también en la independencia mutua. Cada artista es libre, siguiendo su propia inspiración, para interpretar los temas de la vid, el placer de beber o el símbolo del carnero. Mouton Rothschild igualmente tiene la potestad de rechazar un trabajo, si creen que no se adapta a su gusto a a las limitaciones propias de la etiqueta. Los artistas no reciben dinero por su trabajo, pero a cambio reciben varias cajas de vino de añadas diferentes, incluyendo obviamente la añada que que han diseñado. Desde la muerte de Baron Philippe en 1988, la baronesa Philippine, la única hija del barón, es la responsable de elegir al pintor encargado de ilustrar la etiqueta de Mouton Rothschild.

Como curiosidad, la etiqueta de Mouton Rothschild del 1993, un dibujo a lápiz de una nínfula desnuda y recostada realizado por el pintor francés Balthus fue rechazado para su uso en el Estados Unidos por la BATF (Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego). Cosas de los pudorosos americanos. Así que para el mercado de EE.UU. la botella de vino se comercializó con un espacio en blanco en la etiqueta; ambas versiones son buscadas por los coleccionistas.

Autor: sommelieredgar

Sentimos pasión por las bebidas fermentadas y destiladas al igual que el café, los Tes y las infusiones y por eso queremos hacerlo cercano y diario sin convertirlo en excepcional por la frecuencia con la que lo disfrutamos. Porque nos gusta y nos ilusiona queremos compartirlo con todo el mundo, con cada gusto, cada opinión, cada estilo, cada bolsillo con información detallada al igual que tips y eventos exclusivos para los amantes sibaritas o con intenciones de formar parte de este mundo. Síguenos, y verás que fácil y qué divertido es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s